Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Gerardo Bustillo. Por la fotografía, por el arte (1895-1919)

Votos

(Total de votos recibidos 20)

(Puntuación 3,40)

MPA_GerardoBustillo
Muséu del Pueblu d'Asturies. Del 19 de abril de 2017 al 31 de enero de 2018
Exposición fotográfica yaudiovisual 3D


Gerardo Bustillo Rodríguez (Sagua la Grande, Cuba, 1870 - Somió,Gijón, 1919)

La exposición muestra más de doscientas fotografías de este importante y desconocido fotógrafo aficionado asturiano, que fue el más destacado seguidor del movimiento pictorialista en Asturias.

La obra de Gerardo Bustillo (Sagua La Grande, Cuba, 1870 – Gijón, 1919) gozó de un gran prestigio en su tiempo, tanto en Asturias como en España, pero después de su temprano fallecimiento fue completamente olvidada. Las fotografías pueden verse positivadas en papel, en un audiovisual en 3D y en una pantalla de televisión, siguiendo los diferentes soportes en los que trabajó este fotógrafo. También se expone el diario del viaje alrededor del mundo que escribió Bustillo en la corbeta "Nautilus", mandada por Fernando Villamil; el diario va ilustrado con fotografías hechas por él mismo y compradas en los diferentes países en los recaló este buque escuela en los años 1893 y 1894.

Todas las imágenes que ese exponen proceden de la Familia Bustillo, nietos del fotógrafo, que ha depositado en el Muséu del Pueblu d'Asturies gran parte del archivo de negativos en placa de cristal, diapositivas en placa de cristal y estereoscópicas que conservan. El comisario de la exposición ha sido Francisco Crabiffosse Cuesta, estudioso de la historia de la fotografía asturiana.

En la Guía de la Fototeca de Asturias, que puede consultarse en la web del Muséu del Pueblu d'Asturies, el Fondo de Gerardo Bustillo es el número 58. Ahí puede consultarse más información y ver más imágenes de este fotógrafo.

La evolución de la técnica fotográfica a finales del siglo xix supuso una transformación radical de un medio que buscaba ser considerado una nueva manifestación del arte. Este paso hacia un creador consciente de realizar un arte nuevo aplicando técnicas diversas, es un proceso de evolución lenta. En Asturias, los obstáculos para una plena identidad de la fotografía como arte se manifiestan en la lenta y minoritaria recepción de los postulados renovadores, y solo los fotógrafos aficionados tendrán la libertad necesaria para crear una obra artística pura. Atentos a lo que sucedía en Europa, Madrid era el referente inmediato, fundamentalmente desde la fundación en 1899 de la Real Sociedad Fotográfica. Este movimiento tendrá en Asturias su epicentro en Gijón con la fundación del Foto Club en 1899, la Sociedad Foto Club Asturiano en 1906 y el Arte y Sport en 1911.

Gerardo Bustillo (Sagua La Grande, Cuba, 1870 – Gijón, 1919) será el fotógrafo aficionado con mayor protagonismo y proyección nacional de este proceso, convirtiéndose también en el referente asturiano para el pictorialismo triunfante en aquel tiempo. Fue marino militar y en 1893 realizó el viaje alrededor del mundo en la corbeta Nautilus. Llegó a ser capitán de corbeta, y Ayudante y Juez Instructor de la Comandancia de Marina de Gijón.

En 1890 inició su afición a la fotografía y al poco tiempo mostró interés por la fotografía artística. En 1905 la revista La Fotografía lo proclama como un maestro, especialmente en el uso de las «gomas bicromatadas». Sus artículos en esta publicación lo sitúan en la vanguardia fotográfica española y europea. En estos años obtiene premios en varios concursos-exposiciones: Vitoria (1904), Bilbao (1905) y Valencia (1906).

El compromiso de Bustillo con la fotografía asturiana, que deseaba impulsar al modo del movimiento español, queda claro con la fundación en Gijón, en 1906, del Foto-Club Asturiano, presentado como «sociedad de arte», de la que es elegido presidente, formando parte de la directiva afamados profesionales y aficionados. Entre sus proyectos figuraban exposiciones, proyecciones y excursiones fotográficas.

La crisis del modelo tradicional de los festejos veraniegos, llevó al Ayuntamiento de Gijón a introducir novedades en el programa de las fiestas. En esa voluntad renovadora se organizó en agosto de 1909 una Exposición Nacional de Fotografía. Bustillo fue el principal promotor de esta exposición, que por vez primera colocaría a Gijón y a Asturias como uno de los centros activos de la creación fotográfica.

La exposición reunió más de setecientas fotografías, que se mostraron en la Escuela de Industrias, dirigiendo el montaje el pintor Ventura Álvarez Sala, que diseñaría el diploma para los premiados. Estaba dividida en dos secciones según su procedencia: grupo general y grupo local, y se contemplaban apartados para composición, figura, y paisaje y marina. El número y la calidad de los participantes demuestran el poder de convocatoria de Bustillo en el ámbito español y asturiano, y su deseo de que la exposición fuera una muestra selecta de la vanguardia fotográfica. El mismo Gerardo Bustillo presentó una selección de catorce trabajos, que fueron calificados de excelentes. Entre ellos estaban los titulados: Stabat Mater, Alma Glauca, Soñada, Hispania y María.

La exposición fue un éxito, ocupándose de ella todas las revistas especializadas españolas, y constituyó un homenaje a su promotor, a quien se reconoció como impulsor del evento. Ese reconocimiento incluía también la justa valoración de quien más había hecho y hacía por una fotografía artística, por una corriente pictorialista que en Asturias tenía en él al máximo representante. La exposición no tuvo continuidad, y Bustillo mantuvo su labor creadora hasta su temprano fallecimiento en su casa de Somió el 10 de marzo de 1919.


MPA_Bustillo