Exposición La Luz de Jovellanos

Jueves, 19 de Mayo de 2011

Votos

(Total de votos recibidos 985)

(Puntuación 2,85)

Expo la Luz de Jovellanos

Gijón acoge entre el 15 de abril y el 4 de septiembre de 2011 la exposición La luz de Jovellanos, organizada por Acción Cultural Española (AC/E) —que asume también la producción ejecutiva—, el Ayuntamiento de Gijón y Cajastur. El Instituto Feijoo de Estudios del Siglo XVIII de la Universidad de Oviedo es la entidad responsable del comisariado de esta muestra, que se enmarca en el programa de actividades diseñado para recordar a Gaspar Melchor de Jovellanos en el bicentenario de su muerte. La exposición tiene como sedes el Centro Cultural Cajastur Palacio Revillagigedo y la Casa Natal de Jovellanos.

Con esta exposición se busca acercar a los ciudadanos la vida y obra de Jovellanos y dar a conocer sus compromisosvitales y el proyecto ilustrado acometido por él, que supuso la puesta enpráctica, a escala, del programa de progreso y felicidad pública de la Ilustración europea.

Se exhiben 256 piezas procedentes de 80 fondos diferentes de archivos y bibliotecas nacionales, ayuntamientos, bancos,fundaciones, academias, museos y colecciones particulares. Entre ellas, destacan especialmente por su valor e interés histórico los dos retratos de Jovellanos pintados por Francisco de Goya y el que realizó de Juan Meléndez Valdés.

Visital virtual

Contenidos de la exposición

Jovellanos es, indiscutiblemente, una figura señera de la Ilustración española, pero en Asturias es algo más.Constituye un símbolo vivo y omnipresente de la región. Su nombre no solo llena calles y plazas, institutos e instituciones, libros de bachillerato o publicaciones de todo tipo. Forma parte del imaginario colectivo como materialización de aspiraciones irrenunciables para Asturias. Para abarcar ese amplio perfil, la exposición se divide en dos grandes bloques:

>Jovellanos: entorno familiar e intelectual, magistratura y vida política, el Gijón del siglo XVIII,el gabinete de un ilustrado, la construcción de su imagen pública.

>La Asturias del siglo XVIII.Tanto la que era como aquella en que quería transformarse: territorio, economíay sectores productivos, ciencia, universidad, sociedad y cultura.

Las unidades temáticas de la muestra y los responsables de cada una de ellas, todos vinculados al Instituto Feijoo de Estudios del Siglo XVIII de la Universidad de Oviedo, son los siguientes:

Entorno familiar y privado. Responsable: Manuel Álvarez Valdés

La familia es el primer escenario vital de Jovellanos, el más íntimo y personal, pero no el único. Se amplifica en sucesivos círculos o redes de relaciones funcional y sociológicamente jerarquizados. Así, un segundo entorno, definido por su blindaje de privacidad y lealtad, sería el integrado por sus “allegados” y “parientes” más próximos, a quienes depara la misma familiaridad de trato (“papa”, “tío”…) y que cubren las funciones básicas de la amistad: otorgar valimiento sentimental y espiritual y proporcionar consejo.

Ambos círculos se irán ampliando conla geografía biográfica y profesional de Jovino: en Sevilla, en Madrid, en las tertulias y en las academias, despachos oficiales, viajes institucionales…Además, su trayectoria le procuró también enemigos, sobre todo los alarmados por el avance de la Ilustración.

Jovellanos jurista y político. Responsable: Ignacio Fernández Sarasola

A lo largo de su vida, Jovellanos desempeñó diversos empleos públicos, tanto judiciales como gubernativos. Formado en la carrera de Leyes, sus primeros encargos fueron en calidad de juez, primero en Sevilla y más tarde en Madrid. Poco después sería elegido como miembro del Consejo de Órdenes Militares, hasta que, en 1797 Godoy lo designó primero como Embajador en Rusia y, apenas unos meses más tarde, como Ministro de Gracia y Justicia. Sin embargo, Jovellanos cobraría un nuevo protagonismo político a partir de la guerra de la Independencia.

Gijón: la villa, el escenario. Responsable: Ramón Alvargonzález

El auge de la villa de Gijón en el siglo XVIII, a consecuencia del trazado de la carretera de Castilla y de las mejoras del puerto, tuvo su expresión espacial en un primer crecimiento hacia el Oeste, con la formación de un arrabal manufacturero y comercial junto al puerto y la desecación de las marismas del Humedal. A la vez, por iniciativa de Jovellanos, el concejo adoptó los criterios señalados por el ilustrado en su Plan de Mejoras.

El gabinete de un ilustrado. Responsable: Elena de Lorenzo Álvarez

Jovellanos, desterrado en Gijón en los años 90, organiza en estos cuartos de la casa familiar los confortables ámbitos propios de un hombre de letras que el ocio ilustrado y la nueva sociabilidad requieren: luminosos, ventilados y empapelados, cuentan con agradable chimenea y cómodas alfombras, amplios estantes que acogen una nutrida biblioteca,diverso mobiliario de escritorio, instrumental científico, abundantes sillas y taburetes, mesa de juegos, pequeños cuadros de gabinete y grandes retratosfamiliares. Aquí se escribe, se despacha correspondencia, se lee y se estudia, pues el ocio ilustrado es un ocio necesariamente útil. Pero también se reúnen animadas tertulias, donde comentan la prensa, los asuntos del Instituto y el Ayuntamiento, novedades literarias, científicas y políticas; siempre pertrechados de naipes, refrescos, café o chocolate y rapé.

La construcción de un clásico: Jovellanos. Responsable: Elena de Lorenzo Álvarez

La construcción de la imagen pública de Jovellanos es fraguada a lo largo de dos siglos, cuyos momentos álgidos coinciden con su nombramiento como ministro y su muerte, las primeras traducciones, colecciones de obras completas y biografías, su incorporación al Panteón Nacional, la erección de su estatua en Gijón y los centenarios de 1911y 1944. Se acercan a su figura intelectuales tan diversos como Marx, Clarín, Azorín, Valera o Ayala, y llega a convertirse, ya en el siglo XIX, en personaje literario que aún protagoniza novelas en el siglo XX.

Historia del jovellanismo. Responsable: Silverio Sánchez Corredera

Reconstruye las aportaciones a la tradición jovellanista, subrayando cómo su polisémica herencia intelectual ha sido reivindicada y reinterpretada a los largo de estos 200 años desde posturas radicalmente diversas.

Asturias: de Siberia del Norte a Sajonia española. Responsable:Joaquín Ocampo Suárez-Valdés

Los escritos económicos de Jovellanos tienen una doble orientación. Los dedicados al análisis de la economía española, a partir de la conciencia del atraso económico, se orientarán a establecer diagnósticos que favorezcan la convergencia entre España y la Europa más próspera que ya transitaba por los caminos de la revolución industrial. Los dedicados a Asturias, desarrollan un ambicioso programa para combatir el aislamiento y ruralidad del Principado, una de las regiones más pobres de España y conocida como la Siberia del norte, en un país industrial.

La sociedad asturiana a fines del antiguo régimen. Responsable: Ángeles Faya

En la España del siglo XVIII la nobleza y el clero disponían de unos privilegios jurídicos, políticos y económicos que se negaban al resto de la población o “estado llano”. Asturias conoció en aquel siglo un fuerte crecimiento de la población. Este hecho, unido al atraso económico y a la desigual distribución de la renta explica la extensión de la pobreza, la frecuencia de la emigración, así como las crecientes tensiones sociales entre la elite nobiliaria y eclesiástica propietaria de la mayor parte de la tierra, y los campesinos, que eran susarrendatarios.

Antropologíay etnografía. Responsable: Adolfo García

La sociedad campesina asturiana que Jovellanos conoció estaba formada por una serie de núcleos de población —aldeas y pueblos—, cuyo átomo era la casa. Las casas eran unidades de producción y de consumo (casería) y de reproducción (familia), que trataban de ser autosuficientes, pero su fragilidad las obligaba a entablar relaciones de colaboración de distinto signo con otras casas surgiendo así la vecindad y la aldea.

Las instituciones asturianas en la época de Jovellanos. Responsable: Marta Friera Álvarez

Asturias, provincia periférica de la Corona de Castilla, mantuvo durante todo el Antiguo Régimen sus particularidades jurídicas, tanto en el ámbito público como en el privado, que integraban el concepto de Constitución histórica, clave en el pensamiento de Jovellanos. Desde el comienzo del siglo XVIII, Asturias tuvo que defender sus peculiaridades, amenazadas por el centralismo y uniformismo borbónico inaugurado con Felipe V. Durante la vida de Jovellanos, en el ámbito público, el gobierno del Principado de Asturias estaba en manos de la Real Audiencia, presidida por el regente, órgano delegado del poder real; de la Junta General, institución de representación provincial; de los regimientos municipales; y, en su caso, de los señoríos jurisdiccionales.

Cultura. Responsables: Álvaro Ruiz de la Peña e Inmaculada Urzainqui

La cultura en la Asturias de Jovellanos participa de los rasgos más significativos de la Ilustración española y se centra en cuatro focos: el institucional, el aristocrático, el religioso y el popular. En el primero destacan: la Universidad, la Real Sociedad Económica de Amigos del País y el Instituto de Náutica y Mineralogía fundado por Jovellanos. El segundo acoge las contribuciones literarias y científicas de un sector de la aristocracia asturiana: los Navia-Osorio, el V conde de Toreno, los Merás, los Caveda, Rubín de Celis, etc. La cultura religiosa sigue la estela de Feijóo con los obispos Agustín González Pisador y Juan Llano Ponte. A ellos se suman artistas ilustrados como los arquitectos Manuel Reguera, Pedro Antonio Menéndez o Francisco Pruneda; pintores como Francisco Reiter, Joaquín Inza o el avilesino Ángel Pérez, y músicos como los maestros de capilla de la catedral ovetense, Enrique Villaverde, Pedro Furió, Juan Páez o Joaquín Lázaro.

Jovellanos y la Ciencia. Responsable: Jorge Ordaz Gargallo

El pensamiento de Jovellanos estuvo siempre impregnado de la necesidad del estudio de las ciencias “útiles” o aplicadas, tal como lo expuso en varios de sus informes y discursos, así como en la creación del Instituto de Náutica y Mineralogía. La Asturias del siglo XVIII contó con otros ilustrados que, además de Jovellanos, contribuyeron, enla medida de sus posibilidades y dentro de la precariedad de medios que caracterizaba al país, al avance científico de la región. Entre ellos, habría que recordar al médico Gaspar Casal, al conde de Toreno, al agrónomo Francisco Cónsul Jove y al matemático Agustín de Pedrayes.

Jovellanos y la Universidad. Responsable: Dolores Mateos Dorado

La Universidad tradicional se hallaba lastrada por el predominio eclesiástico que seguía un sistema escolástico,considerado arcaico y puramente especulativo; por unos planes de estudios orientados a la formación de las elites cercanas al poder; la ausencia de estudios de carácter científico y práctico, como la Matemática moderna o la nueva Física experimental; por la falta de disciplina académica, el absentismo, la mala o nula preparación de los profesores, y corrupción en el sistema de cátedras. En 1797 Godoy había pedido informes sobre la situación universitaria, entre otros a Jovellanos, como ministro de Gracia y Justicia. El plan de Jovellanos era utópico. Era un proyecto exigente que preveía toda la enseñanza, desde el bachillerato, donde debía estudiarse progresivamente materias que le parecían indispensables para la formación de “ciudadanos”, sea cual fuere la profesión a la que se dedicasen.