Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.
Aceptar
     ver política de cookies

coches 3Vehículos Municipales

Actualmente, la flota de vehículos municipales cuenta con vehículos arrendados a largo plazo, sin opción de compra, y con vehículos adquiridos en propiedad.

Durante los últimos años se han ido incorporando a la modalidad de arrendamiento gran parte de la flota con la excepción de la maquinaria, los camiones y los vehículos que, por sus especiales características, requieren un tratamiento diferenciado.

La modalidad de arrendamiento se comenzó a utilizar en el año 2002 a través de dos contratos con una duración de 4 y 5 años respectivamente en los que se incorporaban, bajo una única unidad de contratación, tanto los vehículos para la policía local como los vehículos que se destinaban al resto de servicios municipales.

En el año 2011, se han diferenciado dos tipologías de arrendamiento en función de las características de los vehículos: arrendamiento de vehículos con destino al área de seguridad ciudadana y arrendamiento de vehículos para los servicios municipales bajo la modalidad de uso compartido o “Car Sharing”

En este sentido, se han establecido las siguientes premisas para el arrendamiento de vehículos con destino a los diferentes servicios municipales:
 
  • Reducir el coste lo máximo posible en el coste/mes del arrendamiento, en el número de vehículos de la flota municipal o en los consumos de combustible (austeridad)
  • Introducir, sin que se perjudique el servicio, vehículos con alta eficiencia energética: híbridos, gas licuado y/o eléctricos (sostenibilidad)
  • Mejorar el nivel de utilización de los vehículos municipales con objeto de optimizar los recursos municipales (eficiencia)
Así, se ha reducido en un 11% el número de vehículos de la flota municipal con la incorporación del novedoso concepto denominado “Car Sharing” (uso compartido del vehículo) por el que se pone a disposición de la organización una flota de vehículos cuyo uso puede ser realizado por el personal que se autorice al efecto. Se comparte la utilización del vehículo reduciendo los tiempos de inactividad maximizando su utilización.

Enlace a noticia