Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Elektra / Teatro del Norte

| Realiza tu reserva

Votos

(Total de votos recibidos 6)

(Puntuación 3,17)

Jueves 2 de noviembre, 20.30h - TEATRO

Autores: Sófocles, Eurípides, Hugo Von Hofmannsthal,
Jean Paul Sartre, Heiner Müller y Strauss

Dramaturgia y Dirección: Etelvino Vázquez

Intérpretes: Cristina Lorenzo, David González y Etelvino Vázquez


Precio: 15€
Espacio escénico y atrezzo: Carlos Lorenzo
Vestuario: Manuela Caso
Música original: Alberto Rionda
Iluminación: Rubén

En Elektra de Sófocles, estrenada en 2916, Elektra lucha sin descanso hasta conseguir que se cumpla la ley y se castigue a los asesinos de su padre. Que la justicia sea implacable con todos los corruptos que han transgredido la ley.

La justicia automática para quienes han querido transgredir la ley debería ser ésta: la muerte. ¡Así no habría tanto canalla!

Elektra de Sófocles

Ningún villano, por bueno que haya sido su trayecto primero, debe vencedor creerse de la Justicia, mientras a la meta no llegue y al final de su vida.

Elektra de Eurípides

Yo era un cuerpo negro errante entre los vivos y en esta hora soy el fuego de la vida y mi llama se consume y consume las tinieblas del mundo. Mi rostro debe estar más blanco que el rostro inmaculado de la luna. El que me contemple creerá que contempla la muerte a no ser que esté ebrio de felicidad.

Elektra de Hugo Von Hfomannsthal

Al habla Electra. En el corazón de la oscuridad. Bajo el sol de la tortura. A las metrópolis del mundo. En nombre de las víctimas. Expulso todo el esperma que he recibido. Convierto la leche de mis pechos en veneno mortal. Devuelvo a mi vientre el mundo que he parido. Asfixio entre mis muslos al mundo que he parido.Lo sepulto en mis partes. Abajo la felicidad de la sumisión. Viva el odio, el desprecio, la sublevación, la muerte. Si cruzo vuestros dormitorios con cuchillos de carnicero sabréis la verdad.

Heiner Müller