Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Conmemoración del Centenario del Descubrimiento de la Villa Romana de Veranes (1917 - 2017)

Votos

(Total de votos recibidos 39)

(Puntuación 3,18)

LogoCentenarioVeranes

Este año 2017 se conmemora elcentenario del descubrimiento del yacimiento arqueológico de la Villa Romana deVeranes, efeméride para la que desde la Fundación Municipal de Cultura,Educación y Universidad Popular del Ayuntamiento de Gijón /Xixón, a través delos Museos Arqueológicos y en colaboración con otras entidades, se ha preparadoun variado programa de actividades con las que acercar a los diferentespúblicos la historia del yacimiento y del territorio en el que se encuentra.

Sobre los restos arqueológicos, de la hoy conocida como Villa Romana de Veranes, hay un gran vacio tanto en lasfuentes escritas como en la historiografía. Los restos del entonces llamado “Torrexón de San Pedro”, no llamaron la atención de ningún estudioso hasta que a principios del siglo XX el cura párroco de la Abadía de Cenero, Don Manuel Valdés Gutiérrez, en torno a 1917, inicia la tarea de investigar enprofundidad los restos emergentes de Veranes, llamando la atención sobre la importancia y monumentalidad delyacimiento; y realiza las primeras descripciones y propuestas interpretativas, si bien  siempre hablanco de la Iglesia y monasterio de Santa María Veranes.

En los años treinta las investigaciones de Manuel Valdés, supondrán una puesta en valor dela importancia histórica del yacimiento, lo que lleva a que laComisión de Monumentos de Oviedo se interese por los restos y señalando por primera vez la presencia de elementos romanos entre ellos.  No será, sin embargo,  hasta los años 50 cuandoel erudito local Pedro Hurlé defienda una nueva interpretación sobre las ruinas de Veranes al señalar como romana la obra original del edificio.

Entre los años sesenta y setenta realizan estudios en el yacimiento investigadores como Manuel Gómez Moreno, Joaquín Manzanares y T. Hauschild, quienes plantean para la edificación una cronología visigoda.

Las investigaciones sobre Veranes iniciaron una nueva etapa a partir de 1982 en el marco del Proyecto Gijón de Excavaciones Arqueológicas. Bajo la dirección de Lauro Olmo las campañas de excavación realizadas entre 1983 y 1987 llevaron concluir que el recinto, considerado tradicionalmente como basílica paleocristiana o visigoda, era en realidad un espacio relacionado con la construcción de una villa romana de época tardía que en una fecha imprecisa de la Alta Edad Media pasó a utilizarse como templo cristiano.

Las excavaciones en Veranes se interrumpieron hasta finales de los años 90 del siglo XX cuando el Ayuntamiento de Gijón/Xixón, bajo la dirección de Carmen Fernández Ochoa y Fernando Gil Sendino, puso en marcha un nuevo proyecto con el que recuperar y estudiar las funciones de los espacios que definen el yacimiento y prepararlo para su exposición pública. Las campañas arqueológicas desarrolladas entre 1998 y 2006 permitieron rescatar un complejo de gran monumentalidad perteneciente época tardorromana, y equiparable por su envergadura a otras villas romanas de la Península.

La excepcional importancia de los descubrimientos empujaron al Ayuntamiento acontinuar con los trabajos de excavación e investigación, a la musealización del yacimiento y la puesta en marcha de un complejo programa de actuaciones encaminadas a proteger los restos arqueológicos y dotar a de lavilla romana de un discurso expositivo que permita al público visitante la comprensión del yacimiento y del territorio en el que se implanta.

En el año 2007 el yacimiento y museo de la Villa Romana de Veranes abrió sus puertas al público, integrándose en la Red Municipal de Museo de Gijón/Xixón, permitiendo así a los visitantes realizar un itinerario por el yacimiento con diferentes puntosde observación sobre los restos arqueológicos conservado y un recorrido por  la sala de exposiciones del edificio de recepción en la que se exponen objetos arqueológicos procedentes de las excavaciones que ilustran la evolución y la historia del yacimiento desde el periodo romano hasta el fin de la Edad Media.