Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

Un otoño de golf

Votos

(Total de votos recibidos 619)

(Puntuación 3,00)

golf
Es indudable que los amantes de este deporte practican un turismo muy concreto y específico, enfocado claramente a aquellos lugares donde hay una oferta suficiente y atractiva. Hay zonas del país que cosechan gran fama en esta materia, pero pocos saben que realmente el norte presenta una oferta completa y placentera.
Asturias en general y Gijón en particular son auténticos paraísos para los aficionados al golf, ya que tienen la posibilidad de salir a cuatro campos diferentes en apenas diez kilómetros de distancia, algo que se multiplica hasta los 17 campos si nos queremos desplazar entre media y una hora por la región.
Los hay privados y municipales, casi integrados en la ciudad o a las afueras, de 9 y de 18 hoyos.
El más antiguo es el del Real Club de Golf de Castiello, inaugurado en 1958. Es de carácter privado y cuenta con 550 socios, quienes en la actualidad son los propietarios del club. Se puede jugar sin ser socio por entre 60 y 80 euros en función de la época del año. Está situado en la parroquia del mismo nombre, a tan solo 5 kilómetros de la ciudad, en un lugar de privilegiadas vistas. Sus instalaciones complementarias son señoriales, como su salón con chimenea o su sala de juegos. Cuenta con cuarto de palos y campo de prácticas, además de dos piscinas al aire libre. Sus mejores hoyos son el hoyo 2, un par 4 de 372 metros, y el hoyo 6, un par 5 de 454 metros.
Después nacería el primer campo reglamentario de 18 hoyos de propiedad y gestión pública del país, La Llorea, creado por el Ayuntamiento de Gijón en 1995. Tiene 2000 abonados, que junto con los jugadores esporádicos han sumado en el año 2010 un total de 40000 servicios deportivos, muchos de ellos en los 33 torneos que se han celebrado en este tiempo, lo que ha hecho de este deporte una práctica muy popular.
La tercera opción para embocar en el concejo de Gijón es El Tragamón, ubicado a dos kilómetros de la ciudad. Es un campo de 9 hoyos, par 64, que cuenta con una magnífica zona de prácticas. Es de titularidad pública y está considerado uno de los campos más difíciles de España, lo que es un atractivo añadido para los aficionados a este deporte. Es un campo que podríamos denominar como semirústico, porque permite observar bosques y zona urbana, la Laboral y lujosas urbanizaciones.
Los gijoneses practican mucho deporte, y el golf no es ajeno a sus debilidades, aplicada en la mayoría de los casos desde un punto de vista recreativo y como hábito de conservación de una buena forma física. Se percibe en los últimos años un descenso en la edad de iniciación en este deporte, algo que se debe a la existencia de escuelas de golf en los diferentes campos. Por ejemplo en el último en incorporarse a la lista de opciones golfísticas, Deva Golf Pitch and Putt, cuenta como director formativo con un profesional de la PGA estadounidense que ha desarrollado su propia filosofía pedagógica, que pone en práctica mediante “Los cinco fundamentos del golf moderno”. El campo de Deva es de corte moderno y es el referente en su modalidad de toda la Cornisa Cantábrica. Permite disfrutar del golf en un corte periodo de tiempo gracias a un estudiado diseño con hoyos que oscilan entre los 40 y los 120 metros de longitud. Estas distancias son ideales para mejorar hándicap, ya que requieren destreza y técnica. Durante este año se puede conseguir un Green Fee externo por tan solo 16,5 €.
El Ayuntamiento de Gijón ha intentado con los dos campos municipales popularizar este deporte y fomentar su práctica ya desde la infancia. Todos los ingresos provenientes de la gestión se han ido reinvirtiendo, lo que ha permitido tener hoy unas instalaciones de primer nivel.
La gran ventaja de los campos gijoneses es su naturalidad. El clima atlántico ofrece la lluvia suficiente para que luzcan impecables, ofreciendo auténticas alfombras de intenso color verde. Aquí nada es forzado, ya que están ubicados en parajes naturales, entre frondosos bosques, en inhóspitos lugares que permitirán a los deportistas un doble disfrute, al complementarse el placer de embocar un hoyo con las maravillosas vistas percibiremos cuando levantemos la cabeza tras recoger la bola.
No lo dude. Coja sus zapatos y sus guantes y pise césped gijonés. Será una grata sorpresa.
+ info:
www.lalloreagolf.com
www.devagolf.es
www.castiello.com
www.madera3.es
Palabras clave Turismo, 2012, golf, 2013