Aceptar
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y servicios de interés.
Al continuar con la navegación, entendemos que se acepta nuestra política de cookies.

LA RIBOT – LLÁMAME MARIACHI

La Ribot
Duración aprox: 70’

Llámame mariachi (2009), obra de María Ribot (La Ribot, uno de los nombres claves de la danza contemporánea), es una continuación de otros trabajos en vídeo de la artista (Despliegue, Travelling o Cuarto de oro) donde las intérpretes filman el movimiento desde el punto de vista del cuerpo. Llámame mariachi, una joya sobre la exploración del movimiento, se divide en dos partes. La primera muestra el trabajo videográfico citado. La segunda parte se presenta en clave de comedia: las tres intérpretes buscan la sonrisa cómplice del público al mostrarse como lectoras de pésima dicción mientras se mueven a cámara lenta.
“…Centro Georges Pompidou en París… En el espacio reservado a la muestra de video-danza, en la Grande Salle, se anuncia Llámame Mariachi, de La Ribot…Sobre el escenario desnudo una mesa cubierta de libros y algunos objetos: un oso de peluche, una tarta, una trompeta… Tres sillas tras ella. Y al fondo una pantalla de cine, un poco fea. El espacio tiene más el aspecto de un salón de actos que de un verdadero teatro. Se oscurece la luz y se muestra una película. Se trata de un plano secuencia rodado sucesivamente por las tres intérpretes que más tarde aparecerán en escena… La primera cámara es ligera, rápida, ágil. La segunda es algo más sosegada, segura, atenta. La tercera es sutil, elegante y certera. Son tres movimientos de una composición única, casi perfecta, asombrosa, que agita la mirada del público sin sumirla en el caos, pero que descompone de manera efectiva su noción de espacio, que le obliga a bailar imaginariamente con los cuerpos invisibles y a penetrar en el mecanismo de construcción…
Las intérpretes de Llámame Mariachi podrían ser consideradas exploradoras de una nueva corporalidad.” (José A. Sánchez, Catedrático de Historia del Arte de la UCLM y director de ARTEA)
Bailarina, coreógrafa y artista visual, María Ribot (La Ribot) ha contribuido al desarrollo de la danza contemporánea en España desde mediados de los 80. En 1991, la artista madrileña inició una nueva trayectoria creando trabajos escénicos en la intersección de las artes vivas, la performance y el vídeo. Humor y excentricidad son las características distintivas de su trabajo, que abarca un amplio campo artístico y que cuestiona los aspectos económicos de la performance y el marketing de las artes. La Ribot expone y desafía sus propias observaciones, el punto de partida que supone el cuerpo, el espacio, la imagen y el movimiento.
Llámame mariachi (2009) es una continuación de otros trabajos en vídeo como Despliegue (2001), Travelling (2003) o Cuarto de oro (2008). En estos vídeos, las intérpretes filman el movimiento desde el punto de vista del cuerpo. El espectáculo se divide en dos partes. La primera muestra el trabajo videográfico citado. La segunda parte se presenta en clave de comedia: las tres intérpretes aparecen sentadas ante un escritorio lleno de papeles que leen, alternativamente, con pésima pronunciación mientras sus movimientos, escasos, se producen en cámara lenta.

En Laboral Centro de Arte y Creación Industrial podrá verse la vídeo-instalación "Despliegue" de La Ribot del 8 al 20 de junio.

  • Precio: 15€
comprar entradas
Teatro Jovellanos
Dirección Estamos también en C/ Cabrales, 82 - 33201 Gijón (Asturias)
Teléfono 985 182 929
Fax 985 182 939
Correo electrónico info@teatrojovellanos.com
Horario (Oficina)Lunes a Viernes: 9:30-14:30h. y 17:30-20:30h. Taquilla: 12:00-14:00h. y 17:30-20:30h.
Localización

Descripción

Autor: El arquitecto fue Mariano Marín Magallón y en 1939 acometió las obras de restauración José Mª Mendoza y Ussía.

Fecha: 1899.
 
Junto a las viviendas que lo rodean, se enmarca en un estilo ecléctico-historicista. Se distinguen dos partes en la composición: una arcada de pilastras decoradas con trofeos alegóricos que se extienden por toda la superficie hasta la altura de los cuerpos laterales, y un piso superior a modo, de remate, en el que se abre una galería que soporta una amplia cornisa moldurada. El proyecto original fue bastante reformado en la restauración de 1939. Asimismo, en la década de los 90 se llevó a cabo obras de restauración que permitieron recuperar el Teatro para la ciudad.